lunes, 14 de noviembre de 2016

Inauguracion Exposicion "La mina un mundo de Arte"

 



Inauguración de la Exposición "La Mina un Mundo de Arte" en el nuevo espacio expositivo,  "GC espacio de Arte" Una nueva galería  de arte con unas dimensiones, y particularidades, que permiten disfrutar el arte con todo su esplendor...



Un nuevo lugar para disfrutar el arte en todo su esplendor







|

09/09/2016

 

Un nuevo espacio expositivo donde el arte, en todas sus vertientes y facetas, se ve elevado a la máxima potencia, gracias al aspecto diáfano y cosmopolita que transmite desde cada uno de sus rincones. Así es la flamante galería que la empresa Gourmet Sierra de Cazorla inauguró, junto a sus nuevas instalaciones, en el Polígono Los Rubiales de la ciudad.

Se trata de una sala multiusos, de más de 500 metros cuadrados de superficie, que albergará, por mediación del reconocido galerista linarense Eduardo Palomares diferentes colecciones de pintura, escultura o fotografía, entre otras propuestas. Así, quien fuese el “alma mater” de la tan representativa, aunque desaparecida, Galería Eduma vuelve a este ámbito, con fuerza e ilusión renovadas, para abordar proyectos de envergadura que encumbren a Linares como punto de referencia en la difusión.

“Es muy loable que esta empresa haya pensado en el mundo del arte, porque les encanta, para darnos una oportunidad tremenda de poder ser muy significativos en la materia. El objetivo es trabajar para hacer de esta sala un espacio permanente donde montar exposiciones, ya que permite la posibilidad, por amplitud, de hacer muestras que en otros sitios era imposible”, indicó Palomares.

La exposición con la que ve la luz el nuevo espacio artístico de Gourmet Sierra Cazorla lleva por título “La Mina, un mundo de Arte”. Una colección de más de cincuenta obras de pintura, escultura y fotografía que fue impulsada como una de las actividades complementarias del XI Congreso Internacional de Historia de la Minería. En la muestra hay obras de “Belin”, Palomo Linares, Santiago Tirado, Rafael Cerdá, María Bejarano y Ángel Muriel, entre otros.

 

Inauguracion Exposicion "La mina un mundo de Arte"

 



Inauguración de la Exposición "La Mina un Mundo de Arte" en el nuevo espacio expositivo,  "GC espacio de Arte" Una nueva galería  de arte con unas dimensiones, y particularidades, que permiten disfrutar el arte con todo su esplendor...

Un nuevo lugar para disfrutar el arte en todo su esplendor







|

09/09/2016


Un nuevo espacio expositivo donde el arte, en todas sus vertientes y facetas, se ve elevado a la máxima potencia, gracias al aspecto diáfano y cosmopolita que transmite desde cada uno de sus rincones. Así es la flamante galería que la empresa Gourmet Sierra de Cazorla inauguró, junto a sus nuevas instalaciones, en el Polígono Los Rubiales de la ciudad.
Se trata de una sala multiusos, de más de 500 metros cuadrados de superficie, que albergará, por mediación del reconocido galerista linarense Eduardo Palomares diferentes colecciones de pintura, escultura o fotografía, entre otras propuestas. Así, quien fuese el “alma mater” de la tan representativa, aunque desaparecida, Galería Eduma vuelve a este ámbito, con fuerza e ilusión renovadas, para abordar proyectos de envergadura que encumbren a Linares como punto de referencia en la difusión.
“Es muy loable que esta empresa haya pensado en el mundo del arte, porque les encanta, para darnos una oportunidad tremenda de poder ser muy significativos en la materia. El objetivo es trabajar para hacer de esta sala un espacio permanente donde montar exposiciones, ya que permite la posibilidad, por amplitud, de hacer muestras que en otros sitios era imposible”, indicó Palomares.
La exposición con la que ve la luz el nuevo espacio artístico de Gourmet Sierra Cazorla lleva por título “La Mina, un mundo de Arte”. Una colección de más de cincuenta obras de pintura, escultura y fotografía que fue impulsada como una de las actividades complementarias del XI Congreso Internacional de Historia de la Minería. En la muestra hay obras de “Belin”, Palomo Linares, Santiago Tirado, Rafael Cerdá, María Bejarano y Ángel Muriel, entre otros.
 
 

lunes, 20 de junio de 2016

Exposición "La Mina Un Mundo de Arte"



“La Mina Un mundo de Arte”


Seguimos preparando la exposición “La Mina Un Mundo de Arte” para finales de Agosto.

 
 

Este será el nuevo espacio expositivo, que se esta

  preparando, “Gourmet Sierra de Cazorla" "Espacio de Arte"
 
 

 
“La Mina Un Mundo de Arte” Es un compromiso con la organización y   dentro de la programación de actividades del 11º Congreso Internacional de “Historia de la Minería”, que tendrá lugar en la ciudad de Linares, a principios del mes de Septiembre.
 
 
Metiéndonos en ambiente, con dos grandes  amigos y artista que participaran en esta muestra...
Santiago Bueno, y Ángel Muriel

    
     



martes, 5 de abril de 2016

"LA MINA" UN MUNDO DE ARTE


“LA MINA”   UN MUNDO DE ARTE


 

Os traigo unas instantáneas del exterior de la galería de Arte EDUMA, recogidas en estos días de Semana Santa. Y quiero compartirlas con todos vosotros. "Fin de ciclo",  ha sido la última exposición que hacemos en este espacio expositivo. Seguramente muy pronto tendremos noticias de un nuevo lugar. Porque vamos a seguir trabajando en esto que llevo haciendo desde el año 1976. Cuarenta años, en los que he aprendido muchas cosas, y también, dar la oportunidad a mucha gente, unos de exponer su obra, otros de admirar dicha obra.


 

Las Galerías han sido, y deben de seguir siéndolo, templos de cultura y para la cultura, porque a través de ellas se exhibe y se condensa mucho arte. Como persona inquieta, que desde muy joven hice del arte mi mundo, y sigo empeñado en que esto continúe, en estos momentos quiero decirles cuál es mi próximo proyecto.

Dado que Linares acogerá del 6 al 11 de septiembre de 2016 el XI Congreso Internacional de Historia de la Minería, y que hay previsto que vengan a Linares  más de trescientos expertos de todo el mundo. Por parte de la organización, se me ha pedido que organice una muestra de arte. (Pintura, escultura etc.). Cuyo tema rondara sobre el “mundo de la minería. El lenguaje ha de ser en torno al arte Contemporáneo. Para dicha muestra dispondremos de un espacio expositivo perfectamente adecuado de 400 mt2. Aunque Ya ha comenzado la selección de artistas. La duración de la muestra será mínimo de un mes.  Y el tamaño de las obras, no menos de 1mt. En su lado más pequeño. Para dicha muestrea se editara un catalogo donde figuraran todas las obras expuestas. Y la biografía de cada uno de los autores. Las obras deben de estar preparadas para último de Junio.

Quiero decir también, que está prevista una recepción especial a la exposición de todos los congresistas. Donde se les obsequiara con una degustación de los productos “Gourmet Cazorla” .Las ediciones anteriores de este Congreso Internacional de Historia de la Minería, tuvieron lugar en ciudades de Australia, México, Grecia, Sudáfrica, Japón o la India.


 

viernes, 26 de febrero de 2016

"Fin de Ciclo" Exposicion colectiva








Con el Titulo "Fin  de Ciclo" queremos terminar un ciclo de la galería de Arte Eduma, que comenzamos en el año 1976. Hoy ya podemos decir, que somos mayores de edad. Acabamos de cumplir 40 años. La vida son etapas, es decir, la vida está formada por ciclos que se agotan, y que no queda más remedio que superar.

Y entonces, hay que iniciar otros nuevos,  lo que no hay que perder nunca es la ilusión por seguir avanzando. Emprender caminos nuevos con la experiencia que hemos adquirido, en el tiempo que ha ido pasando. Y poner a prueba dicha experiencia, porque en la vida hay que mirar siempre hacia adelante, sin olvidar el pasado, porque el pasado nos ha capacitado para desarrollar nuestro  pensamiento y adquirir madurez,  discernimiento y criterio propio.
 
Esta nueva Exposición es un repaso a lo que durante 40 años hemos estado haciendo. Una de las principales experiencias, es que a través de este tiempo hice muy buenos amigos, aquí están algunos de ellos.
 
Leopoldo Sánchez, Nydia Lozano, Pablo Rodríguez Gui, Carmelo Trenado, Rafael Cerdá, Santiago Tirado y Sebastián Palomo Linares. además también estuvo con nosotros María Bejarano, y Miguel Sánchez que no se pusieron en la foto.  Y otros que no pudieron venir pero nos dejaron sus obras para la Exposición. Antonio Saura, Guinovart y Andrés Segovia.(Hijo del Famoso guitarrista del m ismo nombre).
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 6 de octubre de 2015

Carmen Conesa expone en la Galeria EDUMA


Carmen Conesa
"SIMPLEMENTE" Pintura
Carmen Conesa (Barcelona 1960), además de actriz y cantante en realidad es pintora de formación.
"SIMPLEMENTE" Pintura, esto son las obras, realizadas al óleo en las que ha plasmado sus momentos más íntimos y personales a lo largo de más de 30 años. "Es la galería de mis personas", dice la actriz y pintora. Unas obras que trasmiten paz y serenidad y que son el fruto de su mundo espiritual y místico.
Su especialidad son los retratos y sus protagonistas... su hija, los hombres de su vida, su familia y amigos. Los cuadros van perfeccionando las líneas a lo largo de estos 30 años de expresión artística. Define su estilo realista, un tanto impresionista, en todo caso son obras muy representativas del arte figurativo. Trabaja a partir de fotos y trata de reflejar hasta el más mínimo detalle.
Para mí, nos dice Carmen, el más importante, es un retrato de su gran amiga Amparo Rivelles, la Gran Dama de la escena, que está expuesto en el Museo del Teatro de Almagro, igualmente, los cuadros de sus padres y los de su hija.
Empezó a pintar a los 15 años, y enseñar sus cuadros al público es como abrir su mundo interior, sus emociones y sentimientos: Sus obras, reflejan la paz que siente cuando pinta, ese momento místico en que se abstrae del mundo y conecta con la luz más profunda de su ser. La pintura le da equilibrio y la recarga de energía, algo que podemos sentir cada uno de nosotros cuando nos asomamos a admirar la maravillosa colección que no presenta en eduma en estos días, os invito a disfrutar de sus pinturas.


Eduardo Palomares


Galería de Eduma
 
 
 


 
 
 
 
 
 
 
 
 


martes, 15 de septiembre de 2015

“El gran error del arte contemporáneo"

José Manuel Infiesta:

“El gran error del arte contemporáneo es que ha querido destruir la técnica y el oficio”

Traigo aqui una entrevista realizada a D. Jose Manuel Infiesta que es una reflexion sobre el arte comtemporaneo que muchos piensan y pocos lo dicen...





Tal vez no os suene el Museo Europeo de Arte Moderno (MEAM), pero es una de las propuestas artísticas más interesantes de Barcelona. Esta es parte de la entrevista realizada por el Diario EL Prisma a su director D. Jose Maria Infiesta.
 
 
El MEAM no sois un museo corriente. ¿De qué va?

Lo que pretende "El MEAM"  es un planteamiento filosófico. Este consiste en que el arte del siglo XX se ha caracterizado por la destrucción de la forma, por elevar la abstracción y la experimentación a algo sagrado, así como por la destrucción de los valores tradicionales. Pero ahora con el final del siglo vemos que el ciclo se da por satisfecho, la destrucción de la forma ya no da para más.
¿No queda ya camino por recorrer en esta dirección?
Cuando ya has destruido la forma, ya no hay más camino: está destruida y punto. Entonces la vida continúa, el siglo XXI sucede al XX y creemos que el arte se encuentra en una situación de esterilidad absoluta. Se está ahora en una situación poco menos que dictatorial en la que los poderes públicos mantienen este status quo de destrucción de la forma, de promoción de artistas absolutamente experimentales, de negación de las grandes generaciones de artistas jóvenes que hay que están buscando un retorno a los cánones clásicos, o a lo que ha sido siempre el arte: la figuración. En posturas más o menos revolucionarias, pero es ver que la destrucción del pasado no lleva a ninguna parte. 
En este punto, me ha soprendido que muchos de los cuadros que tenéis aquí en el MEAM son revisiones de temas antiguos.
Sorprende mucho cuando hablas con estos artistas –que muchos tienen veinticinco años-, porque parecía que tenían que ser gente mentalmente muy joven y en cambio sus grandes maestros son Rembrandt o Velázquez. Son artistas que valoran lo que era la pintura de verdad y dicen “chico, es que no se ha vuelto a pintar como pintaban estos maestros”. Hay que reconocer lo que vale y crear a partir de ahí un arte nuevo, un lenguaje nuestro. Es decir, no hay que copiar a los grandes maestros, pero lo que no se puede hacer es negarlos. Es una postura absurda.
Al final, Tristan Tzara quería destruir los museos, pero Tristan Tzara está muerto y los museos están más visitados que nunca. Es una irrealidad, es una fantasía del siglo XX que se sigue manteniendo pero en la que el gran público ya no cree.
El arte contemporáneo se está encerrando en sí mismo y adoptando una postura de represión. Es decir, tú no puedes ir a ARCO y llevar cualquiera de los cuadros que hay en el MEAM porque no te dejan, está prohibido. El jurado de ARCO no te acepta que tú lleves esta obra ahí. Todo esto es un montaje que se va aguantando pero que poco a poco se va resquebrajando.
Si algo hemos descubierto nosotros es que la generación de artistas jóvenes es brutal. Se ha dicho que asistimos al final de un oficio, al final de la pintura… Y como has podido ver en las salas del museo, esto es mentira, hay cantidad de gente que pinta extraordinariamente.
Precisamente en el último concurso de arte figurativo que organizamos desde la Fundación, Antonio López –que era miembro del jurado- dijo que “aquí hay unos 30 cuadros que podrían estar expuestos con toda dignidad en cualquier museo del mundo”, y eso no había pasado nunca hasta ahora: que artistas jóvenes pudieran volver a estar a la altura de los grandes clásicos. Son los pioneros en recuperar esa noción del Arte con mayúscula.
                                             Entrevista a Antonio López en el MEAM
 
¿El arte contemporáneo tiene algún valor entonces?
Bueno, eso depende del valor que le dé cada uno… Para mí no tiene ningún valor. Aunque hemos de matizar eso de “arte contemporáneo”: hoy en día aún se considera a Picasso o Miró arte contemporáneo y han pasado ya más de cien años… Para mí esa ruptura de la forma queda ya como un hecho histórico que no da más de sí. Es decir, para mí un váter puesto en la sala de exposiciones como hizo Duchamp no tiene ningún valor. O más bien tiene valor artístico el hecho rompedor de colocar un váter en la sala de exposiciones, pero una vez acabada la exposición, esa pieza no deja de ser un váter corriente. ¿Por qué ha de seguir costando una millonada si ya no tiene ese sentido artístico? El que le quiera dar valor, se lo da, y el que no, pues no. Es una cosa totalmente subjetiva. Un cuadro tiene valor de por sí, un váter, no.
 

¿Lo que le da valor al arte es la técnica entonces?
No, lo que le da valor al arte es el efecto subjetivo del que le quiera dar valor. Hay muchas fundaciones de grandes entidades que en los 70 y 80 compraron grandes construcciones como un montón de arena con unas sillas y una pala, o unas cajas… Eran construcciones que valían medio millón de euros o un millón, que estaban en la Bienal de Venecia y estas ferias… Hoy en día estas entidades tienen estas construcciones en un almacén contabilizadas por un millón, o medio millón… Pero lo que hay allí es un montón de arena, unas sillas y una pala. ¿Realmente qué es lo que vale un montón de arena con sillas y pala, si lo quisieran vender? Pues valdrá diez euros, pero en sus libros de contabilidad consta quinientos mil. ¿Vale quinientos mil o vale diez?
Para mí es evidentemente y descaradamente un montaje, una gran manipulación del arte que ha servido para que una gran clase financiera y una gran clase poderosa se hiciese millonaria manipulando el arte contemporáneo.
¿Pero es arte o no es arte?
Yo no soy quién para decir si esto es arte o no es arte: yo sé que a mí una obra de ese tipo no me dice nada. Lo que digo es que hay un agravio comparativo entre, por ejemplo, un cuadro de Jackson Pollock –que vale fortunas- y alguno de los que tenemos por aquí en el museo, que valen poquísimo y que para mí tienen una carga artística brutal. Se está pagando un nombre, no una obra de arte. Se está pagando una firma. Un cuadro de Jackson Pollock si en vez de hacerlo él lo hiciese Jacobo Alcalde valdría 3000 euros, y el cuadro sería el mismo. Un cuadro de Jacobo Alcalde vale 5000 euros y para mí es extraordinariamente mejor que cualquiera de Pollock. Aún así, yo no soy quien para decir si lo de Pollock es arte o no es arte, pero lo que sí que puedo decir es que no vale lo que cuesta. Pero esto son juicios apriorísticos, en el momento en el que yo quisiese imponer mi criterio cometería el mismo error que han cometido ellos: imponer una dictadura formal en el arte y decir qué vale y qué no vale. Es terrible pero es lo que han hecho: un Henry Moore vale cien mil veces más que un Despiau o un Bourdelle, y estos eran escultores extraordinarios del siglo XX. ¿Quién decide esto? Evidentemente, no es el gran público, porque al gran público le sigue gustando más un Despiau, un Bourdelle o un Rodin que no un Henry Moore.
Ahora que habla de Rodin, visitando el museo he visto la escultura “Bye Bye Rodin” y no acabo de entender su título…
El autor es un escultor andaluz de 27 años -un gran escultor- y ha desarrollado su obra influido por Rodin. Tiene quince o veinte piezas extraordinarias influenciadas por Rodin, y ha llegado a un punto en que él se da cuenta de que no puede seguir por este camino y esta es la última obra que hace. De ahí el título: “Bye Bye Rodin”, porque quiere iniciar un camino nuevo, pero él no sabe cuál será. Lo que sí que sabe es que no puede seguir imitando a Rodin, tiene que hacer su propia andadura.
 
Bye Bye Rodin en el MEAM. Fotografía de Pedro HolderBaum
 
Esta es en realidad la filosofía del MEAM, ¿cierto?
Exactamente. Es todo un ejemplo de cómo un chaval de 27 años que es muy bueno –que no se cotiza, por supuesto, pero que para mí es extraordinario- está empezando a hacer su propio camino. Lo que es brutal es que al mundo del arte oficial esto no le interese para nada. En este sentido, la reacción del público es muy significativa. Cuando la gente sale del MEAM se queda asombrada. La gran pregunta siempre es “¿Y de dónde sale todo esto? ¿Y por qué no lo hemos visto en otras partes?” Y eso es un hecho real, ¿por qué a la gente esto le encanta, por qué no lo hemos visto en otras partes y por qué esto no puede estar en otras partes? Si son artistas de Madrid, de Sevilla… ¿Por qué no pueden estar en museos de Madrid o en Sevilla? 
¿Este es el único museo de este tipo en España?
En España y te diría que también en Europa. Porque todo lo que es arte contemporáneo se identifica con lo que es experimentación, como en el MACBA -el Museu d’Art Contemporani de Barcelona-. El MACBA para mí es una gran caja vacía. El hall de ese museo es el doble de grande que todo el MEAM y no hay ni una sola obra de arte… Es decir, con la mitad de su hall nosotros hacíamos un museo y ellos hacen una caja de aire. Ellos tienen un presupuesto de un millón de euros al mes para poder sobrevivir, nosotros tenemos entre treinta mil, cuarenta mil euros al mes y nuestra actividad es mayor que la del MACBA. Las comparaciones son terribles, porque además nosotros no tenemos ningún apoyo, ninguna ayuda ni ninguna subvención. Para mí, es la dictadura de la forma. 
¿Y le queda futuro a esta dictadura de la forma?
Hombre, yo espero que no. Si creyese lo contrario, sería mi desesperación. La prueba es que no hay público: si tú vas a la Fundación Tàpies, por las mañanas verás a dos o tres colegios que van, y si vas a horas que no haya colegios, estarás solo en ese lugar. El público no va. Ahora, el día que haya que hacer una gran ceremonia, habrá allí un cuadro de Tàpies; el día que el gobierno catalán se reúna, estará presidido por un cuadro de Tàpies; el día que se nombre hijo ilustre a un gran artista del país, estará el señor Tàpies… pero el día que haya que hablar de lo que a la gente, al público, le gusta, no estará Tàpies. 
En este sentido, podemos hablar de una desconexión entre el arte oficial y la percepción del público…
Totalmente. Desde mi punto de vista, hay una gran desconexión entre los intereses creados por los poderes políticos y los poderes financieros y la realidad del gusto de la gente. Pero esto no solo pasa en artes plásticas, en música ha pasado también.
Entonces, la pregunta que surge es ¿por qué? ¿por qué se sigue manteniendo esto en contra del gusto del público?
Bueno, habrá que ver el valor de la obra que hay, el valor del montaje que se ha hecho cuánto vale, habrá que ver las grandes fortunas que se han hecho con estas obras… Supongo que hay que conservar un status quo, y no solo a nivel español, sino mundial. EEUU es el gran centro del mundo de estas obras. También, por contra, EEUU es el gran centro de la renovación a nivel artístico, de la vuelta a la figuración.
Es lo que sería Don Eddy, ¿no? La exposición temporal que tienen ahora mismo en el MEAM.
Exacto. Don Eddy es uno, pero también está Lisa Harper o cantidad de artistas americanos que están teniendo un éxito brutal. Don Eddy pertenece a la generación de los hiperrealistas americanos, la de los años 70 u 80 que hoy en día son un clásico. Fueron como una reacción a la situación de caos del arte y fue una cosa divertida, bonita, simpática… Fue querer convertir la fotografía en arte, y es que en ese momento la fotografía no se consideraba como tal. Fueron unos de los que lograron eso, y lo hicieron no a través de la fotografía en sí, sino utilizándola para crear la obra de arte. De esa generación quedaron unos cánones que han servido para el arte de finales del siglo XX, para el hiperrealismo con pintura y utilizando métodos que entonces eran nuevos, como los aerógrafos. 
Pero cuando vemos un cuadro hiperrealista que es indistinguible de una foto, ¿qué sentido tiene? ¿No sería lo mismo ampliar la fotografía e imprimirla?
De hecho, a mí el término “hiperrealista” no me gusta: mi museo no es de “arte realista”, mi museo es de “arte figurativo”. Dentro de la figuración, sí que es cierto que hay una parte que es -un poco como reacción a la abstracción- que consiste en una exageración de la figuración hasta términos fotográficos. Yo creo que es una reacción humana, natural, es como decir “¿Nos han obligado a destruir la forma? Pues vamos a demostrar que se puede pintar la figura mejor de lo que se ha pintado nunca”. La fotografía, en este sentido, es un medio para llegar a este extremo. Obviamente, si el cuadro pintado es igual que la foto, ¿para qué quieres el cuadro?, pero estos artistas buscan superar la fotografía, no imitarla. Se busca que el resultado sea menos frío que una foto, que sea más expresivo, más brillante… 
Paseando por el MEAM, he visto algunos cuadros que me han llamado la atención. Por ejemplo, en este sentido que apuntas, hay uno que se llama “La crisis” bastante interesante…
Este cuadro es de Mikel Olazábal, un pintor muy subyugado justamente por toda la mística española de la conquista y todo eso. Pero fíjate que ese cuadro -que representa a unos conquistadores españoles del siglo XVI- se llama “La crisis”. ¿Qué quiere decir con eso? Él te está explicando que “crisis” era aquello, no lo que tenemos ahora. Ahora nos quejamos de que hay crisis y tienes un coche, y gasolina, y comiendo pollo a l’ast, y yendo al cine o a bailar con tu novia. No, la crisis era estar con una armadura en medio de la selva sin nada que comer, sin nada de qué vivir, avanzando durante siete años… Aquello era crisis. Entonces la propia pintura te está planteando un problema filosófico, que es que te estás quejando, porque somos unos mierda en comparación con aquellos hombres. Aquellos hombres, aunque su crisis era mayor, tenían unos ideales: estaban conquistando el mundo. La pintura, con el propio título te lleva a toda esta serie de divagaciones.
 

Obras de Mikel Olazábal en el MEAM.
 
Ahora que hablas de ideales, sí que me he dado cuenta mientras pasaba por las salas de que no hay nada de arte sacro…
Sí, aunque aquí hay una cierta influencia de mi ideología personal, ya que al fin y al cabo soy quién ha hecho el museo. A mí el tema sacro, el tema religioso, simplemente no me interesa, lo considero superado. Otro te podrá decir lo contrario, pero yo creo que el mundo moderno ha superado el concepto religioso. Aunque yo creo que el arte en sí ya es un tema sacro. Al hombre contemporáneo yo creo que se la ha quedado pequeña la religión, pero el que tiene sensibilidad, el que tiene un concepto de la ética, sustituye la religión por el arte. Ya dijo Wagner que el arte puede ser la religión de los nuevos tiempos. El arte del MEAM puede llegar a ser sacro, aunque no sea religioso, ni católico, porque hay artistas aquí que están dando la vida por unos ideales, y esto me parece igual de sacro que el que da su vida por unos dogmas. El concepto de ética creo que está muy presente en nuestro museo y en el comportamiento de nuestros artistas, porque a ellos les sería más fácil hacer otro tipo de arte, el arte oficial, en el que serían maestros. 
Sin embargo, toda esta corriente de arte formalista del que se quejaba surgió en su inicio como reacción al arte de las academias. ¿Abrir una academia es como una contrarreacción a la reacción?
A ver, yo personalmente soy muy antiacadémico, considero que el arte no ha de ser académico, pero eso no quiere decir que no haya que saber la técnica. Es decir, antiguamente un escultor tenía su taller con aprendices que trabajaban allí y aprendían el oficio. Eso era la academia: aprender el oficio. Cuando ya lo dominaban, se independizaban y montaban su propio taller. Ser enemigo de la Academia en tanto que enemigo de la rigidez, del formalismo, no significa que no hayas de aprender el oficio. El gran error del siglo XX es que ha querido destruir la técnica y el oficio. Lo que es un error es pretender pintar sin saber pintar: eso es una petulancia y una arrogancia increíbles. Aunque el concepto de academia no me interesa, es necesario. Sin eso, no hay arte.  
Por tanto, como conclusión, ¿qué diría?
Que hay falsos revolucionarios que niegan la academia, pero lo que están demostrando es que son unos ignorantes: los verdaderos revolucionarios han respetado el pasado. Han respetado a los grandes hombres del pasado, han respetado la estética y la ética. Y sobre esa base, han sabido volar. Han sabido construir, no destruir; construir desde una base. Si no tienes base, eres una barca en el océano que no sabe adónde va.